Ir al contenido principal

El legendario río que cruzaba los Estados Unidos de Este a Oeste

En ocasiones, los mapas tienen más de una leyenda. Es decir, además de las indicaciones de los simbolos y colores muestran lugares que nunca existieron. Algunos son calles trampa que se utilizaban para descubrir quien había copiado el mapa, mientras que otros se alimentaban de historias de supuestos testigos.

Normalmente, estas localizaciones nunca fueron reales, desapareciendo de los mapas una vez se descubre el engaño. Sin embargo, lo que es menos común es que una localización real pase a ser una leyenda, como le ocurrió al río San Buenaventura.


Su descubrimiento se debió a una expedición de diez hombres, entre los que se incluían dos misioneros franciscanos, Atanasio Dominguez y Silvestre Vélez de Escalante, que en 1776 buscaban una ruta terrestre entre Santa Fé en Nuevo México y Monterrey en Alta California. El 13 de septiembre de ese año, descubrieron al actual río Green, afluente del Colorado, al que bautizaron como San Buenaventura en honor al santo franciscano homónimo.

Hasta aquí nada más extraordinario que la propia expedición en sí. Siguieron explorando, describiendo el recorrido del río, su confluencia con el río San Clemente y su llegada al lago Timpanogos (Ahora lago Utah), donde se encontraron con los indios Ute. El día 29 de septiembre se encontraron con el río de Santa Isabel (hoy Sevier o Severo). Aunque los misioneros expresaban dudas al respecto, anotaron que los indios aseguraban que este río y el San Buenaventura eran el mismo. Además entendieron que este río llegaba a la laguna de Miera (lago Sevier), bautizada en honor a su cartógrafo, y continuaba más allá de este, pero este lago no tenía salida. Era posible que se refiriesen al río Humboldt a 240 kilómetros al noroeste.

A pesar de las dudas, en el mapa final no se mostró el río Santa Isabel, sino el río Buenaventura que alcanzaba en la laguna Miera. Bernardo de Miera y Pacheco recomendó al rey Carlos III de España realizar más misiones a la zona, comentando la posibilidad de alcanzar el océano Pacífico a través del río San Buenaventura o el Timpanogos, que muestra fluyendo al oeste del lago Yuta (Gran Lago Salado). Miera documentó este lago como extremadamente salado como el océano, siendo interpretado posteriormente que el río Jordan que fluía entre el Gran Lago Salado y el lago Utah conectaba con el mar.
Este mapa de 1811 de Humboldt sigue sin mostrar el río de Santa Isabel
Este error se perpetuó en las sucesivas copias del mapa, como las de Alexander von Humboldt en 1804 y 1809, Zebulon Pike que usó los mapas de este último en un libro en 1810 o Aaron Arrowsmith que mostró al río Buenaventura conectado al "Lac Sale".
Ruta del estrecho de Anián

Los deseos de una ruta sencilla para viajar se antepusieron a los datos, en la misma línea que el estrecho de Anián.  Durante el siglo anterior, le ocurrió lo mismo al río San Felipe (Actual río San Joaquín), cuyo nacimiento dibujó el franciscano Francisco Gracés más allá de Sierra Nevada, adentrándose en la Gran Cuenca. Posteriormente, en 1784, Manuel Augustin Mascaro y Miguel Constanso en el primer mapa del Virreinato de Nueva España extendieron el río hasta casi el lago Sevier.  Como se muestra en el mapa superior de Humboldt, Sidney E. Morse mostró al río Buenaventura dirigiéndose a un lago cuyos límites occidentales se desconocían.

Durante medio siglo, los ríos en los mapas de la región cambiaron continuamente su recorrido, alcanzando los lagos Timpanogos y Salado, multiplicándose o cambiando de nombre.
Mapa de Henry S. Tanner de 1822, donde muestra varios ríos ficticios conectando los lagos con el océano
La situación comienza a cambiar a partir de 1824, cuando, aparentemente de manera individual, Jim Bridger y Etienne Provost se convirtieron en los primeros norteamericanos blancos en ver e informar de la salinidad del Gran Lago Salado. Desde entonces, los exploradores comenzaron a equiparar al lago Timpanogos con el Gran Lago Salado. Sin ser conscientes de que ni de este ni del lago Sevier salía ningún río, se realizaron misiones para encontrar el río que los conectaba con el océano.

Durante los años siguientes se surcaron los ríos para saber hasta donde llegaban y el nombre Buenaventura cambió de río, pasando a ser el actual río Sacramento. La polémica de su existencia no se zanjó hasta 1843, gracias a la expedición de John Charles Frémont, Thomas Fitzpatrick y Kit Carson desde el río Columbia a Sacramento, California, a través de Sierra Nevada. Ya por entonces se sabía que el río San Buenaventura, que ahora se refería al actual río Sacramento, no fluía al río Green ni Colorado, a pesar de que los mapas seguían mostrándolo, junto a otros ríos de la zona del Gran Lago Salado, desembocando en el mar.
Río Sevier (antiguo Santa Isabel/San Buenaventura), el lago Sevier (Miera) y río Green (San Buenaventura)
El 27 de enero de 1844, Frémont creyó encontrarlo en el río Walker debido a un error de medición. Dos días después concluyó que el río Buenaventura no existía. Cuando vio que la desembocadura del río Salinas se situaba en el mismo lugar que la del mítico río, lo llamó río San Buenaventura. El presidente John K. Polk, 11º Presidente de los Estados Unidos, fue reacio a aceptar su conclusión. Sin embargo, cuando se aceptó completamente la ausencia de un río que atravesara el continente, Frémont y su suegro, el senador Thomas Hart Benton, se embarcaron en el ferrocarril transcontinental que completaron en 1869, tras la Intervención estadounidense en México o la Guerra de Secesión.

A pesar de todo, esto no quiere decir que los Estados Unidos no estén divididos en dos, ya que un riachuelo del Parque Nacional Bridger-Teton cruza el continente desde el océano Pacífico al Atlántico, También se puede navegar de Norte a Sur desde el río San Lorenzo a los Grandes Lagos, hacia el río Misisipi.

Fuente: Wikipedia

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.